sábado, 9 de mayo de 2009

Dieciséis toneladas de polvo lunar

La Luna está cubierta de polvo. Crédito: NASA/Apollo 17La NASA recurre a las rocas antiguas de una vieja mina para encontrar los materiales adecuados que permitan crear sustitutos artificiales del polvo lunar.

El equipo del Centro Marshall está trabajando con el programa de Mapeo Geológico de Estados Unidos (US Geological Survey o USGS) para desarrollar un sustituto, o sucedáneo, del polvo lunar con el fin de apoyar las futuras exploraciones lunares de la NASA. Los miembros del equipo parten rocas enormes hasta lograr pedazos manejables, luego los colocan en cubos y los transportan en vehículos con contenedores reforzados para sostener bien las rocas. Los vehículos bajan las rocas de la montaña y las cargan en camiones de 18 ruedas que transportan toneladas del material hasta las instalaciones del USGS, en Denver. El USGS hace el sucedáneo triturando y moliendo las rocas, y luego mezclándolas con pequeñas cantidades de minerales naturales de acuerdo con una "receta" muy bien investigada, que logra algo similar a la tierra y al polvo lunar genuinos.

Es bastante trabajo, pero Carole McLemore, del Centro Marshall para Vuelos Espaciales, cree que el esfuerzo vale la pena: "La NASA planea enviar seres humanos a la Luna para que vivan y trabajen allí y ese lugar está repleto de polvo arenoso que se pega a los trajes, al equipo —a todo y a cualquier cosa", explica. "Incluso se inhala y llega a los pulmones. Así que necesitamos un sucedáneo de alta fidelidad con el cual trabajar aquí en la Tierra para aprender cómo trabajar con el polvo real cuando estemos en la Luna. Y simplemente no hay suficientes muestras reales de polvo de la misión Apollo como para llevar a cabo toda la investigación que se necesita hacer".

El regolito simulado puede ser usado como "conejillo de indias" para ayudar a los investigadores a encontrar maneras de hacer cosas útiles con el polvo lunar. Uno de nuestros ejemplos favoritos es el concreto. Añadiendo, por ejemplo, resina epóxica al regolito lunar se logra un concreto muy resistente que podría ser usado para construir hábitats u otras estructuras. Si se hornea correctamente, una mezcla de azufre y polvo lunar también da como resultado un concreto de buena calidad y, seguramente, encontraremos otras recetas conforme avancen las investigaciones. En la Luna, y más tarde en Marte, los recursos locales serán cruciales para los astronautas, quienes no podrán depender completamente de la Tierra para obtener suministros.

Trabajando con polvo lunar simulado podemos ayudar a los investigadores a averiguar cómo extraer elementos valiosos y minerales del regolito real.

"Por ejemplo, el polvo lunar y muchas rocas lunares son ricos en oxígeno", dice Christian Schrader, un geólogo que trabaja con el equipo de regolitos del Centro Marshall. "Si logramos averiguar cómo extraerlo, entonces los seres humanos podrían llegar a usar el polvo lunar como una fuente de aire respirable en un futuro hábitat lunar. Y el oxígeno, junto con el hidrógeno que existe en el polvo, en las rocas y posiblemente en el hielo de los polos, podría ser usado para generar electricidad empleando celdas de combustible, que producen agua potable como subproducto. El hidrógeno y el oxígeno son además impulsores para cohetes".

Aparentemente, la mina de Stillwater tiene "el material correcto" para usar como materia prima en la creación del sucedáneo tan vital para la investigación lunar. En ese lugar, algunas de las rocas tienen 2.700 millones de años.

Ciencia@NASA

Sé el primero en comentar

Google+ Followers

  ©Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOP